627-1200 / 265-4097 lima@caplima.pe

La Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos (UNOPS) descartó que la presencia de agua acumulada (napa freática), hallada debajo del Museo Nacional de Arqueología (MUNA), que se viene construyendo en el distrito de Lurín, vaya a filtrar o dañar la estructura de esta obra, calificada como única en América Latina.

De esta manera, la UNOPS, responsable de la ejecución de dicho proyecto por encargo del Ministerio de Cultura, salió al frente a las informaciones que vienen circulando en redes sociales, vinculadas a aspectos técnicos del proceso constructivo del MUNA.
Recordó que el MUNA cuenta con un expediente técnico, que ha sido desarrollado por profesionales reconocidos y de experiencia calificada, y que cuenta con estudios hidrogeológicos y de suelos que sirvieron para la propuesta estructural.

Dijo que, según los estudios arquitectónicos, el museo tiene un 60% de su volumen enterrado, lo cual no solo contribuye en preservar la vista del entorno – desde el sitio arqueológico-, sino que además mantiene una temperatura estable en su interior.
Aclaró que los estudios geotécnicos, elaborados con mucha anticipación, ya advertían sobre la presencia de napa freática a una profundidad relativamente pequeña bajo el nivel del suelo.

La napa freática se encontró a la profundidad prevista, o sea por debajo del nivel del edificio proyectado.

En ese sentido, la UNOPS precisó que las acciones se desarrollan de manera técnica y utilizando tecnología especializada, como es el procedimiento de la depresión de la napa freática o “Dewatering”, que consiste en bajar el nivel de agua para proceder con las excavaciones, previo a la colocación de la platea de cimentación.

Explicó que el “Dewatering” permitirá recubrir la platea de cimentación de una geo membrana, al igual que toda la sub estructura, impermeabilizando por completo el edificio, así que no hay forma que se filtre el agua y mucho menos la humedad.

Con este procedimiento, todos los depósitos y los demás espacios del museo quedan por encima del nivel de la napa, garantizando la protección y seguridad del edificio.

De igual forma, la losa o platea de cimentación y los muros de los sótanos están impermeabilizados, no solo frente a la napa freática, sino también ante la eventual humedad de los jardines exteriores.

Para el MUNA, se tiene prevista una excavación mínima por debajo del nivel de la napa freática, por lo que la arena húmeda será removida cuando se haga la depresión del agua.
La estructura se apoya sobre un suelo de arena muy compacto y consistente cuya densidad y resistencia incluye la napa en su condición natural. Para esto, la losa de cimentación garantiza el apoyo homogéneo y total de la estructura del edificio sobre el suelo. Adicionalmente, se incluyen trabajos de compactación del suelo previos a la cimentación.

Informó que la estructura fue diseñada por la prestigiosa empresa peruana GCAQ, bajo la norma de diseño sismo resistente vigente, es decir, la Norma NTE 030 aprobada en el año 2016.
Es decir, el MUNA, aparte de ser uno de los más importantes museos en Latinoamérica, tendrá uno de los mejores trabajos de ingeniería.

Por lo tanto, afirmar que se está tratando de tapar el agua con arena o grava para consolidarlo, y después edificar el gran Museo, es solo una muestra de desconocimiento de los procedimientos constructivos que se viene implementando en la construcción del MUNA.

Fuente: Andina

Comentarios