627-1200 / 265-4097 lima@caplima.pe

El arquitecto Augusto Ortiz de Zevallos, responsable del proyecto Río Verde que buscaba reubicar a la comunidad shipiba de Cantagallo, difundió los planos y expediente técnico del proyecto que implicaba la reubicación de las familias que hace dos días lo perdieron todo en un incendio.

Esto en respuesta al comunicado que envió la Municipalidad de Lima en la víspera tras conocerse que en marzo del año 2015 la gestión de Luis Castañeda firmó una adenda del proyecto Línea Amarilla donde se ordenaba la venta del terreno en Campoy que iba a servir para el traslado de la comunidad shipiba. En dicho documento, la comuna metropolitana responsabiliza al arquitecto Augusto Ortiz de Zevallos de cobrar cerca de 5 millones de soles por Río Verde pese a que “ni siquiera llegaba a ser un perfil de proyecto”.

Sin embargo, Ortiz de Zevallos utilizó su cuenta de Facebook para responder a la Municipalidad de Lima y aclarar que el dinero fue desembolsado –parcialmente porque según dijo le deben el 40%– por la empresa OAS y no por la gestión de Susana Villarán.

El arquitecto mencionó que ha realizado asesorías, ayudas o planes para “todos los alcaldes elegidos desde Eduardo Orrego” (1980 – 1984). Además, aseguró que ha servido a Lima como proyectista y ciudadano, dirigiendo el Plan del Centro de Lima, y recuperando el Gran Parque de Lima, la Av. Conquistadores, la Costa Verde y como gestor y proyectista de Río Verde.

“Se vuelve a mentir sobre que no hay expediente técnico sino ‘diagramas y esquemas’ y se manipula información haciendo creer que: 1. Yo fui contratado a cargo de todo, cuando fui parte de un equipo de una prestigiada consultora, con muchísimos profesionales más. 2. Que el dinero de ese pago sería público cuando fue privado. De OAS. Que debe el 40 % de un expediente entregado hace años. 3. Que por tanto sería yo un tramposo”, escribió.

Para tal fin, compartió fotografías de los planos y expediente técnico del proyecto Río Verde, cuya cancelación por la gestión de Luis Castañeda Lossio sirvió para que se construya el by-pass de 28 de Julio.

Fuente: El Comercio

Comentarios